Inversion en tecnologia peru

El proyecto “Los motores de Duyunov” en Perú

Las startups peruanas captaron inversiones por aproximadamente 21 millones de dólares estadounidenses en 2019, frente a solo un millón de dólares estadounidenses reportados en 2015. El país sudamericano se ubicó en el sexto lugar de la región en número de acuerdos de capital de riesgo cerrados en 2019.

De acuerdo con la definición proporcionada por Investopedia: “El capital de riesgo es la financiación que los inversores proporcionan a las empresas de nueva creación y a las pequeñas empresas que se cree que tienen un potencial de crecimiento a largo plazo. El capital riesgo suele proceder de inversores adinerados, bancos de inversión y cualquier otra institución financiera. Sin embargo, no siempre toma sólo una forma monetaria; puede ser proporcionado en forma de experiencia técnica o gerencial”.Otras estadísticas sobre el temaFintech en Perú+Servicios FinancierosNúmero de startups fintech en el mundo 2021, por región+Servicios FinancierosAmérica Latina: número total de startups fintech 2019, por país+Servicios FinancierosValor de la inversión en Fintech a nivel global 2011-2019+Servicios FinancierosAmérica Latina: inversión en capital de riesgo fintech 2016-2020

Perú busca los mejores inversores mundiales para expandirse y

Si está de viaje en Perú y necesita consultar el correo electrónico, asegúrese de hacerlo antes de salir al campo. Mientras que el 47,1% de los hogares del área metropolitana de Lima tiene conexión a Internet, sólo el 1,4% de los hogares rurales la tiene. En 2010, Perú puso en marcha un plan nacional de banda ancha, en parte, para reducir esta brecha digital. El plan prevé la construcción de una red troncal de fibra óptica que conectará 180 de las 196 capitales de provincia del país para mediados de 2016. En diciembre de 2015, el 60% de esas capitales tenían Internet de alta velocidad.

Si bien la red troncal de fibra óptica responde a las necesidades de infraestructura, mantener el ritmo de la rápida evolución digital requerirá un formidable compromiso político para impulsar nuevos avances, y eso podría resultar un desafío. Según el Informe Global de Tecnologías de la Información 2015 del Foro Económico Mundial (FEM), el entorno político y regulatorio para fomentar el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación es una de las áreas más débiles del país, con una puntuación de 3 sobre 7 puntos posibles, y por debajo de la media de 3,5 entre otras grandes economías latinoamericanas. Aunque todavía hay mucho margen de mejora, Perú ha hecho un progreso significativo en los últimos cuatro años: su salto de 16 puntos entre los informes del FEM de 2012 y 2015 fue uno de los mayores avances a nivel mundial.

Alejandro Toledo: América Latina en la economía mundial

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el sector TIC de “otros servicios de información” experimentó un desempeño mucho más débil que su contraparte de telecomunicaciones en 2016. De hecho, otros servicios de información se expandieron en términos de volumen sólo un 2,3% -en comparación con el crecimiento del 9,6% experimentado por las telecomunicaciones- durante todo el año, marcado por una fuerte desaceleración en el rendimiento trimestral, desde un crecimiento del 5,8% en el segundo trimestre hasta un crecimiento del 1,9% en el tercer trimestre, antes de contraerse un 1,8% en el cuarto trimestre. El INEI atribuyó esta contracción a una desaceleración de las actividades de producción, distribución y exhibición de películas, así como de la programación de software.

En un esfuerzo por reducir su brecha digital, Perú ha intensificado la inversión en TIC. Según el FMI, la inversión en TIC alcanzó el 2,57% del PIB en 2015, por delante de la media latinoamericana del 2,06% y por encima de países como Argentina y México. De hecho, Perú sólo quedó por detrás de Colombia, donde la inversión en TIC alcanzó el 2,66% del PIB. Un gran impulsor de esta inversión ha sido la compra de smartphones, que supuso el 39% del total. En cambio, la inversión peruana en hardware corporativo y proyectos de internet de las cosas está por detrás de los promedios continentales. “La inversión en TI en Perú no es tan madura como en otros países de la región, y la inversión en hardware aún tiene un gran peso en comparación con el software y los servicios”, dijo Rafael Steinhauser, presidente de Qualcomm Latinoamérica, a medios locales en diciembre de 2016. “Adicionalmente, la inversión del sector corporativo es menor que la de los consumidores, lo cual es diferente a lo que vemos en países como Chile y Colombia.”

Estudio de caso sobre el Tratado de Libre Comercio entre Perú y Australia

En los últimos 10 años, Perú ha sido una de las economías de más rápido crecimiento en América Latina, con una tasa de crecimiento promedio de 4,5%. Perú ha tenido una creciente demanda en la industria de la Energía durante los últimos 20 años, debido al desarrollo de proyectos mineros e industriales y al crecimiento de sus principales ciudades. Este potencial se ve reforzado por la geología del país, así como por el descubrimiento de yacimientos de petróleo y gas, como las reservas de gas natural de Camisea.

Esta Guía de Inversión en Energía está estructurada para ayudar a los inversionistas a evaluar las condiciones de inversión en el sector energético de Perú y proporcionarles un panorama actualizado de la industria. En ese sentido, hemos incluido diversos aspectos que suelen ser tomados en cuenta por los inversionistas de todo el mundo antes de tomar decisiones críticas sobre el desarrollo de nuevas operaciones de petróleo y gas.

La actividad energética no sólo representa uno de los motores fundamentales para el desarrollo de la economía nacional, sino que también representa un factor esencial para el desarrollo de la población y la erradicación de la pobreza. El Perú busca incorporar las principales tendencias y eventos energéticos futuros al sector nacional como la integración de la energía y el desarrollo de la tecnología de la información se está considerando; el uso de WiTricity (energía inalámbrica); la captura, uso y almacenamiento de carbono; la explotación de la energía del hidrógeno; la migración masiva a los vehículos de transporte eléctrico; y la transformación de la cadena de suministro con la tecnología blockchain para el petróleo y el gas.